Poses


No me interesa nada o casi nada.
Paso los días pasando y posando
imposturas ante las risas  felices
de los demás impostadores como yo.

Guardo un tesoro oxidado
al que ya no me apetece sacarle brillo.
No me interesan las palabras viciadas-vacías,
me aburren, me consumen, me ahuecan...
Echo raices en la maldita nostalgia,
un refugio ficticio donde habitan mis alegrías.

No me interesa nada o casi nada.
Un casi de esperanza que espera
vestida de fiesta, tranquilamente.
El tiempo, juez de jueces pondrá la música.


Por muy malas que sean las circunstancias siempre hay una luz al final del sendero que nunca hay que perder de vista.